Conectarse

Recuperar mi contraseña

Enviar MP
Mikaris
Enviar MP
Ane Crowlay
Enviar MP
Alice Brighmare
Enviar MP
Ankyara Mussi
Moderadores
Enviar MP
Blair Necrum
Enviar MP
Asriel Pendragón
Últimos temas
» Sex Pistol [Cambio de Botón]
Lun Jun 24, 2013 8:43 pm por Invitado

» El Reino de los Corazones (Af. Élite)
Miér Mayo 22, 2013 7:17 am por Invitado

» Yale university+18 {Afiliación normal}
Jue Abr 25, 2013 7:00 pm por Invitado

» ausencias prolongadas
Jue Mar 28, 2013 1:27 pm por Nikolai Sénnikov

» ¿Que Tan Rudo Eres?
Mar Mar 19, 2013 11:00 pm por Blair Necrum

» Con quien terminarías en la cama.
Mar Mar 19, 2013 10:58 pm por Blair Necrum

» Astrid Campbell {Angel of Death}
Lun Mar 04, 2013 9:02 pm por Astrid Campbell

» Rose Garden Orphanage [Afiliación Elite]
Lun Mar 04, 2013 2:36 pm por Ankyara Mussi

» ► Instituto Sweet Amoris ► Botón de afiliación caido
Lun Mar 04, 2013 2:33 pm por Ankyara Mussi

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 17 el Lun Ene 28, 2013 9:05 pm.
Estadísticas
Tenemos 89 miembros registrados.
El último usuario registrado es Kyouko Himeno

Nuestros miembros han publicado un total de 1436 mensajes en 293 argumentos.
Demonios Puros
Demonios Impuros
Humanos
Hibridos
Exorcistas
~~~~~~
Mujeres
Hombres
~~~~~~
Adultos
Alumnos
Niños
15 pj
1 pj
6 pj
2 pj
8 pj
~~~~~~
8 pj
12 pj
~~~~~~
0 pj
6 pj
0 pj
Loving Pets Katekyo Hitman Reborn Rol Inert Love Instituto Hellsing
La administración quiere dar especial gracias a Source Code, por darnos los recursos necesarios para el montaje del foro. Queremos agradecer especialmente a sus usuarios. Rapture, Ramona, Revenge, Little Wonka, Pyrite Wolf por permetirnos usar sus codigos. Agradecemos tabien a Deviantart y a todos sus usuarios por las maravillosas texturas, colorings, render y recursos en general que hemos utilizado para el foro. Ademas agradesco personalmente a Alice Brighmate, Saito Hajime y .... por su ayuda para el surgimiento del foro
Door to Averno, es una idea original de su Administración, la idea base fue hecha por Jade Necrum, y la edición de las misma también le pertenece. La edición de las imágenes expuestas en el foro también fueron preparadas por la administración y por lo tanto son de su autoria Todo lo demás publicado es responsabilidad de los usuarios. Las tablillas empleadas son de sus respectivos creadores.


Licencia Creative Commons

Entre los Rojizos Recuerdos.{Libre}

Ir abajo

Entre los Rojizos Recuerdos.{Libre}

Mensaje por Ankyara Mussi el Sáb Dic 08, 2012 8:14 pm

El atardecer se podría ver asomarse con hermosos reflejos rojizos que adornaban la ciudad y le daban un aspecto más cálido que el habitual y inerte color gris que siempre estaba presente en ella. La joven de cabellos rojizos, se mantenía en silencio apoyada en aquel hermoso piano de cola color caoba, que se encontraba en la gran sala de música en una de las compañías de música de la ciudad estaba perfectamente cuidada, que constaba de instrumentos variados para todos los gustos bien afinados y pulidos, para que quien deseara pasear un agradable rato sin pudiera hacerlo sin miramientos o algún problema en si degustando de un perfecto sonido y una alcoba agradable, tranquila y silenciosa como lo era, esa decorada de colores cremas con grandes ventanales que dejaban la entrada a la luz solar y dejando ver a la gran manzana. El cielo lucia un hermoso matiz de colores rosas y rojos anunciando que pronto la noche caería, con un brillo especial y nostálgico tal vez quizás solo era el presagio de algo que se acercaba un sentimiento que la incomodo un poco, n quería pensar en nada que pudiera perturbarla, bastaba con la rabia que sentía al recordar su pasado en el averno por el egoísmo de sus reyes, ¡ja! ¿Quiénes que creían para jugar así con la vida de sus fieles siervos?. Ahora vivía en la tierra y en apariencia era igual a que los humanos, lo único que la diferenciaba era ¿Qué era? Sus habilidades y su naturaleza demoniaca.

El silencio era el único compañero en sus pensamientos y recuerdos del pesado que solo eran una trágico recordatorio de su dolorosa existencia, donde unas de las pocas cosas que podría llenarla y hacerla sentir bien consigo misma era la música, clara, pura, limpia y hermosa como ella sola. Lograba llenarle el alma y perderla en cada sonido, cada nota, o una simple melodía. Todo eso lo consideraba especial tan especial y hermoso que sabia como describirlo, un leve suspiro propinaron sus labios ante sus pensamientos mientras disfrutaba de la finalización de aquella suave melodía, de la talla de Mozart era un gran compositor y uno de sus favoritos sin duda, tanto la música clásica como el puro rock, le hacía hervir la sangre de emoción y vibrar su cuerpo con ella.

La joven de cabellos rubí, abrió sus ojos de nuevo, no recordó cuando los había cerrado de nuevo, tal vez solo dejarse llevar por el hilo de sus pensamientos y esa hermosa melodía del joven, al cual solo observo con atención. Sus hermosos cabellos rubios rebeldes pero que caían tan grácilmente por su rostro, sus ojos que por algún motivo le dieron curiosidad aquel tono misteriosamente verde jade que mostraron, y ahora eran un verde más oscuro. No era tonta su vestir impecable tal cual caballero ingles, finas ropa ceda, su olor era tan impecable que era estúpido pensar que pudiera ser un simple empleado de esa compañía, pero ¿Qué hacia ahí? Aquella pregunta invadió sus pensamientos, ligeramente su ceja se arqueo delicadamente en su rostro de marfil, notando aquella invitación silenciosa del caballero, dudo no se movió ni inmuto, su respiración era tan calmada y suave que apenas era audible para el oído humano, sus ojos violáceos se clavaron en el joven de forma enigmática. Escucho su voz por primera vez, que era tan suave como una brisa de verano.

-Amadeus Mozart...eres una buena conocedora si has sabido la tonada...mi nombre es Matt Curiel, un gusto, señorita...-

-Un gusto Matt, Si conozco un poco de ese género- musito tranquilamente- Mi nombre es Ankyara. –Hizo una ligera reverencia de cortesía como le habían enseñado hace tantos años- toca usted muy bien.- le alago con sinceridad, esa ligera sonrisa la inquietaba un poco pero decidió ignorarlo era vano pensar en algo así.

Su ceja siguió perfectamente alzada en una interrogante silenciosa, las teclas sonaron suaves y gustosas a cada caricia dada por Matt mientras las tocaba sin tener en mente alguna melodía exacta pero sonaban tan hermosas y claras, es como si el piano fuera feliz de ser tocado por aquellas manos marmoleas que poseía el joven frente a ella, Su voz volvió a romper el recinto y el suave sonido de la teclas, con una interrogante, que no le causo sorpresa, simplemente asintió logrando ese simple movimiento que las hebras rubi cayeran hacia delante cubriendo un poco sus brazos y un mechón travieso entorpeciera su vista, ignoro esto, fue como suave caricia propiciada por su cabello, simplemente avanzo y se sentó al lado del extraño. Ese hombre le dio un poco de curiosidad sus modales y esa invitación estaba completamente segura que era uno de los dueños de ese lugar, sentía curiosidad y a la vez desconfianza hacia él, mas solo se quedo en silencio a su lado escuchando para cerrar sus hermosos orbes violáceos e extender sus delicadas manos, mostrando un color vino tintó adornando sus uñas, junto a un pequeño tatuaje en color negro con una forma curiosa cubierto de una pulsera de cuero del mismo color.

Sus manos siguieron sin problema alguno aquella melodía interpretada por Matt se unió a él en suma armonía, sin siquiera chocar sus manos con las ajenas dejándose llevar por las suaves tonadas casi olvidándose de su compañía que no era desagradable pero si muy intrigante para ella. Siguieron tocando por lo que duraba Marasy no era mucho tiempo aquellos 3 minutos 27 segundos exactos fue tan perfecto, sin necesidad de abrir los ojos supo con facilidad que aquel hombre se dejo llevar y envolver por la melodía de la misma forma que lo hizo, ella. Era extraño, curioso e intrigante para Ankyara ¿Cómo un demonio era capaz de ello?, antes al entrar a la sala no se percato de ello, pero estar cerca del joven, le hicieron salir de cualquier duda, no importaba lo que fuera, pero la vida le enseño que los de su propia especie no se podía confiar del todo, aun que era lo menos, el pasado no tenía que ver en ese lugar.
Sus manos se detuvieron sobre el fino teclado descansando, sus orbes se abrieron despacio y lento visualizando de nuevo la sala de música, ladeo un poco el rostro hacia el joven y esbozo una leve sonrisa en sus rosados y delicados de labios de la joven. Pero que no se engañaran podría parecer frágil e inocente pero nunca se imaginarían como realmente era ella, mucho más fuerte y de carácter que su delicada figura podría ofrecer, bajo las manos a su regazo y dejo escuchar de nuevo su voz.

-Muy Buena interpretación…le felicito – dijo sincera, para que su rostro volviera a una máscara de inexpresividad, sus violáceos ojos brillaron en la tenue oscuridad del recinto como gemas preciosas, pero aquel brillo era una clara evidencia de su leve desconfianza y curiosidad hacia el extraño.

Espero paciente a la respuesta ajena pero se adelanto levantándose de nuevo de aquel banco y alejo del extraño caminando hacia la ventana al final de la habitación poso su mano en la misma mirando hacia la ciudad mirando su colorido rojizo gracias a los rayos del sol, su semblante fue por unos segundo melancólico y cambio rápidamente aquella mascara de seriedad de la muchacha que giro su cuerpo hacia el joven nuevamente al escucharlo.

-Gracias, usted toca muy bien igualmente- se levanta y hace una leve reverencia hacia la joven- espero volver a tocar con usted- sonrió amablemente.

-Seguramente en algún futuro se puede dar de nuevo la oportunidad – dijo ella con cortesía, observando como el hombre dejaba una tarjeta en el piano y salía en silencio de esa instancia. Ella por su parte solo se dio la vuelta para volver mirar por la ventana un poco pensativa era su fin de semana de descanso pero aun así estaba inquieta por lo que podría pasar ese año en la academia, cerró los ojos y sonrió a medio lado quedándose quieta. –Es de muy mala educación espiar a los demás desde las sombras… ¿Quién eres?- pregunto y aguardo lista para cualquier cosa.


PD: no es necesario que me respondan con las mismas cantidad de lineas puede ser menos pero no quiero menos de 15 lineas D: no muerdo!! XD

_________________


I Have Promised To Exorcise All Demons....
avatar
Ankyara Mussi
Exorcista Amo
Exorcista Amo

Sexo : Femenino Pez Cabra
Mensajes : 204
Fecha de inscripción : 20/09/2012
Localización : New York
Humor : Neutral~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre los Rojizos Recuerdos.{Libre}

Mensaje por Invitado el Miér Dic 12, 2012 12:37 am

Desperté de mi sueño una siesta bastante larga para una persona común... 18? 20? cuantas horas exactamente había dormido desde entonces? No estaba segura, pero cuando me fije en la hora y la fecha en uno de los diversos aparatos de mi recamara, pude ver que era ya muy tarde y que me encontraba en otro día. es decir, había estado durmiendo desde el anterior y amenace con hacerlo por un segundo día. Gente que conozco me habrían dicho que tengo depresión y que estaba desperdiciando mis mejores años encerrada en mi alcoba, durmiendo o comiendo en vez de "vivir" la vida. Una locura sin duda, por que yo sabia hacerlo...cuando no me dominara mi otra naturaleza.

Salí por fin de la cama, dejando a la servidumbre de recoger el desastre, ingrese a la bañera y tome una ducha, no me tardaría mas de 15 minutos ahí adentro, la parte difícil seria el ver que me ponía antes de que me dominara la pereza. Diez minutos mas tarde ya estaba vestida, peinada y lista para salir, mis ropas eran sencillas, un pantalón de mezclilla obscura, unos zapatos de tacón morados, una blusa que asemejaba un corsé con la parte de la cintura de color morado y los tirantes y la zona que cubría el busto de color blanco, con un mini moño de color rosa en el centro del escote; para concluir, llevaba encima un saco morado de la misma tonalidad que la blusa corsé y mis tacones. Siendo dueña de dos boutiques de ropa en Nueva York, haría gritar a los modistas del mundo por como iba vestida. Tonterías sin importancia, escogí lo que sentí en ese momento lo mas cómodo.

Dejando atrás mi gran pecado contra la moda, tome mi bolso y salí de mi alcoba, caminando después por los lindos pasillos de mi hotel. Baje por el elevador y en unos minutos llegue a la recepción, saludando al encargado. Pedí mi carro y mi chófer para que me dieran una vuelta por los alrededores hasta que encontrara algo que hacer. Subí al vehículo y me deje llevar por el conductor, contemplando por la ventana los anuncios iluminados de la gran manzana. Nada muy llamativo, desde animaciones de un refresco famoso, hasta diferentes propagandas de campañas anti anorexia, monótono y aburrido. Suspire varias veces como buscando una forma de entretener me o justificar mi aburrimiento...Mis ojos divagaron una y otra vez hacia el exterior, espiando, analizando, al acecho de algo entretenido. La noche se acercaba, los tonos rosados y rojizos anunciaban el llamado de la noche, de las tinieblas la hora de la fiesta para las criaturas de la obscuridad.

Reí para mi misma por aquel pensamiento, después de todo estaba un poco equivocada con mi comentario...

Pedí al chófer que aquí me bajaba pues, estábamos atascados en el trafico y comenzaba a aburrirme mas de lo que ya estaba, diciéndole también que caminaría un rato por ahí y que si lo necesitaba para recogerme solo le llamaba al celular. Cerré la puerta del coche y camine hasta la banqueta empezando a caminar sin ningún rumbo en claro.


Como una hoja que danza por el viento sin saber su suerte, continué caminando y caminando, pensando en varias cosas. No supe cuanto paso desde ese entonces pero cuando salí de aquel trance, me encontraba en un sitio escuchando a unas personas tocar el piano. A veces podía aparecer muy tonta o una loca, llegaba a lugares desconocidos sin saber como le había hecho, quizás era parte de ser híbrida de un demonio de la pereza donde el distraerse o dejar de lado unas cosas por pura flojera, te podía ocasionar los siguientes resultados.

Me quede entre las sombras escuchándolos, un hombre y una mujer de buen ver, con cabellos de color de fuego, tocando el piano de forma esplendida. A mi parecer la mujer tocaba mejor que el chico, pero bueno esto podía tratarse de gustos. Sin querer me deje ir escuchando la música, espiándolos que perdí mucho la lógica de mis acciones. Si era honesta, siempre espiaba a la gente, por eso tenia cámaras ocultas en las habitaciones del hotel y cuando me daba la gana, revisaba los videos; una muy mala costumbre de mi parte, pero bastante recreacional.

Permanecí en silencio todo el numero y hasta que el muchacho se fue, no me habían notado, al menos el, pues estaba en una zona donde la luz era escasa y con mis pocos movimientos se podía creer que era un mueble o algo deforme estático. Sin embargo, aquella mujer me hablo, descubriendo mi presencia.

-Jujuju...- me reí por lo bajo sonriendo gatunamente, divertida por la situación y su comentario que bien me quedaba.- Mi madre y algunos conocidos dicen que es una muy mala costumbre mía...- comente sin borrar esa sonrisa, saliendo de las sombras para encarar a la mujer pelirroja. Camine lentamente y me acerque al piano, tocando una tecla con mi dedo indice, haciendo mis ruido que el componer un melodía, mirando así al piano, seguí hablándole despreocupada. -Tocas muy bien el piano muchacha...Aquel hombre trastabillo mucho en comparación de tu limpia ejecución...-.

Deje de destrozarme los oídos con mis sonidos de amateur negada, cruzándome de brazos y posando finalmente los ojos sobre ella. -No temas, no vengo por problemas...Solo pasaba por aquí.-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.