Conectarse

Recuperar mi contraseña

Enviar MP
Mikaris
Enviar MP
Ane Crowlay
Enviar MP
Alice Brighmare
Enviar MP
Ankyara Mussi
Moderadores
Enviar MP
Blair Necrum
Enviar MP
Asriel Pendragón
Últimos temas
» Sex Pistol [Cambio de Botón]
Lun Jun 24, 2013 8:43 pm por Invitado

» El Reino de los Corazones (Af. Élite)
Miér Mayo 22, 2013 7:17 am por Invitado

» Yale university+18 {Afiliación normal}
Jue Abr 25, 2013 7:00 pm por Invitado

» ausencias prolongadas
Jue Mar 28, 2013 1:27 pm por Nikolai Sénnikov

» ¿Que Tan Rudo Eres?
Mar Mar 19, 2013 11:00 pm por Blair Necrum

» Con quien terminarías en la cama.
Mar Mar 19, 2013 10:58 pm por Blair Necrum

» Astrid Campbell {Angel of Death}
Lun Mar 04, 2013 9:02 pm por Astrid Campbell

» Rose Garden Orphanage [Afiliación Elite]
Lun Mar 04, 2013 2:36 pm por Ankyara Mussi

» ► Instituto Sweet Amoris ► Botón de afiliación caido
Lun Mar 04, 2013 2:33 pm por Ankyara Mussi

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 17 el Lun Ene 28, 2013 9:05 pm.
Estadísticas
Tenemos 89 miembros registrados.
El último usuario registrado es Kyouko Himeno.

Nuestros miembros han publicado un total de 1436 mensajes en 293 argumentos.
Demonios Puros
Demonios Impuros
Humanos
Hibridos
Exorcistas
~~~~~~
Mujeres
Hombres
~~~~~~
Adultos
Alumnos
Niños
15 pj
1 pj
6 pj
2 pj
8 pj
~~~~~~
8 pj
12 pj
~~~~~~
0 pj
6 pj
0 pj
Loving Pets Katekyo Hitman Reborn Rol Inert Love Instituto Hellsing
La administración quiere dar especial gracias a Source Code, por darnos los recursos necesarios para el montaje del foro. Queremos agradecer especialmente a sus usuarios. Rapture, Ramona, Revenge, Little Wonka, Pyrite Wolf por permetirnos usar sus codigos. Agradecemos tabien a Deviantart y a todos sus usuarios por las maravillosas texturas, colorings, render y recursos en general que hemos utilizado para el foro. Ademas agradesco personalmente a Alice Brighmate, Saito Hajime y .... por su ayuda para el surgimiento del foro
Door to Averno, es una idea original de su Administración, la idea base fue hecha por Jade Necrum, y la edición de las misma también le pertenece. La edición de las imágenes expuestas en el foro también fueron preparadas por la administración y por lo tanto son de su autoria Todo lo demás publicado es responsabilidad de los usuarios. Las tablillas empleadas son de sus respectivos creadores.


Licencia Creative Commons

La caida del Halcon

Ir abajo

La caida del Halcon

Mensaje por Invitado el Vie Nov 02, 2012 7:33 pm

Episodio 1; La caída del halcón


Recuperando un poco el aliento sobre aquella pesadilla tenida anteriormente, ¿lo sucedido? Pues algo absolutamente fuera de mi control mental, lo raro era tener pesadillas sobre ello después de tanto tiempo, pero a pesar del tiempo nunca había podido controlar algo a demás de mis técnicas basadas en la sangre de mi enemigo, respecto al sueño, pues se basaba en una antigua batalla de paciencia, estrategias y mucha, mucha energía en uso. La inexperiencia te hace hacer estupideces de vez en cuando, pero de alguna forma es razonable ya que desde pequeños no tenemos ese juicio de pensar dos veces las cosas antes de mover el dedo siquiera para escribir hola en una hoja de papel, no pensamos en lo que puede suceder al realizar tal acción, no calculamos las desventajas de intentar acabar rápido una batalla, pero de todo eso se aprende a si que de todo se puede ver un lado bueno, un ejemplo seria asesinar a alguien, ¿que lograrías con eso? Quizás y salvas la vida de un individuo que haya tenido algún problema anteriormente con esta persona o puedes ver que este sujeto tenia familia y personas que lo amaban haciendo que tu vida se reduzca a parecer la de un verdugo, una simple y asquerosa persona que decide quien coño vive y quien no.

Volviendo a este sueño y el abundante liquido recorrer mi cuerpo de arriba hacia abajo, y pues ¿como hacia el sudor para bajar? Simple, estaba sentado en todo el medio de la cama, con mi espina dorsal totalmente recta y ambas manos sobre mi cabeza aunque en diferentes lugares de ella. Ojos cubiertos, frente tapada cada una de estas partes por una de mis manos era ocultada pero que importa al final. Bueno, me estoy enredando mucho, mejor y voy a lo que debería contar desde un principio, este monumental encuentro de combate idiotizado entre dos miembros del mismo origen, con el objetivo de lastimar a una sola persona en particular. Quizás esta era Emily o uno mismo, pero aclarare esa duda de inmediato. El buscaba eliminarla y yo protegerla eliminándolo a el, pero otra incógnita seria el por que, pues hasta ahora no conocía al concejal del clan y al parecer nos estaba prohibido familiarizar con personas diferentes o extrañas a nuestro linaje, puras babosadas pero todas tan reales como las otras. Y pues Emily era una yamanaka de excelencia, sin embargo no tenía ese cabello dorado que los caracterizaba lo que nunca me llevo a la conclusión de sus técnicas de control mental y su basto conocimiento sobre las plantas.

¿Donde y porque habría que matarla para alejarla de mi? ¿Por que no aplicar una sanción a mi persona? Era mas aceptable degollar su garganta que hacerla correr sin sentido alguno, pues según su lógica para nada errónea intentaríamos volver a unirnos nuevamente y pues no podían darse el lujo de consagrar un hibrido no planeado, para nosotros seria planeado pero para ellos… Totalmente fuera de las normativas ejecutadas a lo largo de los años. Por que cumplirlas? Gracias al maldito juramente que había firmado y prácticamente deletreado frente a la generación anterior, Aun así ya estaba marcado a seguir sus reglas de mierda, no había de otra y pues no quedaba mas que comprometerme a dar mi sangre por mi clan, pero eso era mucho antes de conocerla y ahora mi sangre le pertenecía a ella, siendo una sola persona la que decidía en quien quedaría este liquido carmesí abundante en cada una de mis venas y el cual hacia que mi corazón latiera por ella, ¿quien era? Es una respuesta bastante obvia pero la responderé con gusto, pues nada más que Emily. Ya que eran un total de cuatro asesinos del mismo origen que me arropaban, cada uno con habilidades distintas y tan solo eran enviados para terminar con su vida y la mía en caso de oponerme, lo cual con toda razón haría por lo que estaban dispuestos a sacrificar a uno de sus mejores representantes con la única razón de devastar lo que su vientre germinaba. Lo cual no estaba determinado aun, pero no habían ciertos métodos que te dijeran que tenias un bebe en tu organismo, solo el tiempo y el crecimiento de este demostraría lo que los pensamientos del Halcón y sus ayudantes no estaba para nada mal. Llegaron como el viento en primavera, callados cual alma si lengua, pies ligeros como plumas que ni un sensor sentiría al estar cerca de ellos, ¿quien lo diría? Ser un asesino experimentado te daría cierta fama, The Ghost era uno de sus tantos apodos gracias a ser tan silencioso como un fantasma, en si era como si su alma desapareciera del la faz de la tierra y regresara al tener a sus victima enfrente de su cara y debajo de su manga donde su afilada espada se encontraba. Aun así, después de tanto trabajo, después de largos entrenamientos no logre ejecutar de excelencia aquellas estrategias que guardaba bajo mi larga y ancha manga, error tras otro fue lo que me llevo a una solución desesperada, huir y esconder lo que se suponía estaba de casería en esa velada nocturna. Contare con lujo de detalles de que se trataba esta cita emocionante y algo trágica ocurrida hace cuatro años aproximadamente.

Todo comenzó dos días anterior a ello, cuando mis habilidades de espionaje al fin dieron sus frutos, lastima que no pudieron ser de utilidad absoluta gracias a mi memoria de poco recuerdo, la cosa con mi cerebro es que solo retenía información importante para mi y hasta ese momento no le daba importancia a una casería “aleatoria”, si era un crio y no sabia que esa presa fácil seria Emily y nuestro producto genético. Aquel esmalte azulado muy obscuro rellenado de pequeñas esferas de luz solar que aparecían en una zona horaria especifica, este cielo barnizado de manchitas relucientes además de ser adornado con una esfera mayor que alumbraba el césped con poca intensidad resaltando la belleza de aquel lago el cual reflejaba su brillo iluminando la zona de manera difusa. La noche mas hermosa hasta el momento, ese tono plateado en al suelo, el agua y en el rostro de la rubia sostenida con mi brazo, adoraba a esta mujer abrazada a mi extremidad derecha mientras posaba su lacio cabello dorado sobre mi cuerpo. De alguna forma extraña esta luz lunar hacia que mi cabello brillara como su estuviera húmedo y los rayos ultravioleta chocaran contra ellas, de hay se dio a conocer un apodo muy raro e idiota de nuestra parte… “linternita” ¿que puedo decir?, éramos dos niños jugando con escarcha y velas de tamaño reducido a tres centímetros con esta cera pintada de blanco y una especie de capa de papel sobre ellas creando dos globos de aire caliente con no mas de quince centímetros de altura y cuatro de ancho.

Al estar con ella no me importaba hacer el ridículo o decir estupideces, aunque tenia que cuidar mi boca ya que Emily era una de esas especialistas en el combate cuerpo a cuerpo y cuya fuerza era monstruosa, siendo capaz de despegarme la cara con una bofetada, sus conocimientos sobre la medicina eran inigualables, siempre estaba leyendo y ese noche era una de las actividades que hacíamos, no estudiar ya que las clases no estaban pendientes en ese momento, y nos aburría siquiera pensar en matemáticas en un momento como este. El tronco de un árbol arropo mi espalda, aunque no encontraba mi zona de comodidad hasta después de unos tres segundos cuando mi altura dejo de impedirme el sentado perfecto y mi espalda se arqueo un poco para sentarme con tranquilidad mientras ella me miraba como si fuera un loco buscando un vampiro o algo parecido, sus manos estaban cruzadas y a la altura de su abdomen, un poco mas debajo de su busto el cual tenia prohibido tocar sin permiso… Si habían reglas para tocarlos siquiera, y para que eso sucediera tenia que quedarme callado y pendiente de lo que leyera para ganarme el derecho a algo mas que solo acariciarle un seno, ¿pervertido? Posiblemente, pero si ella me daba la oportunidad ¿por que desperdiciarla? Es lo que aprendí de mi padre y unos compañeros de clase que tuve hace un tiempo, los cuales veía seguido en los restaurantes donde me invitaban, nos reuníamos a hablar babosadas y nos poníamos al día con aquellos acontecimientos de idiotas que nos daba por contar en esos tiempos. Ahora, algunos de ellos tienen esposas e hijos a quienes proteger y alimentar, otros siguen vagando solos por el mundo mientras el resto se encuentran bajo tierra por ser tan creídos y estúpidos.

Esa noche Emily se encontraba en mi regazo mientras su melena dorada era acariciada por mi mano derecha mientras la izquierda sostenía su mano derecha en el suelo, moviendo el dedo gordo en su palma en forma de círculos demasiado deformes. Su otra mano se encontraba ocupada con aquel libro de aventuras, siempre variábamos los cuentos a leer y nunca habíamos leído dos veces seguidas el mismo cuento con la misma persona, podría decirse que éramos esa clase de nerd cuya ambición era leer, escribir y practicar lo que en tu mente venia grabando con el tiempo, sin embargo nuestra nerdtalidad no llegaba al extremo, solo era un juego, una promesa que habíamos hecho frente al único padre que te juzgaría al final del mundo. Sin embargo al final de la noche esta lectura seria catastróficamente interrumpida por esta persona maldita de alma y pensamiento que se hacia llamar mi aliado, mi compañero, mi amigo. Tantos segundos después desperté de mi tormentoso recuerdo y quizás no seria el último en el maldito día, quizás y solo empezaba mi tortura, dulce y amarga tortura. Masoquista, podría ser. Pero haría cualquier cosa por volver a ver su rostro, así sea en sueños o en fotos que lamentablemente en aquel entonces no existían, si preguntaran hace cuanto tiempo estábamos juntos y yo diría unos 8 años, si tan solo 15 cada uno y todo lo que podía decirse sobre ella y lo que contenía en su cuerpo estaba grabado con tinta indeleble.

Me levante de aquel cómodo colchón, saliendo de la recamara y dirigiendo mis pies hacia aquella area que solía llamarse letrina en aquel entonces, y tan solo ahora se denominaba baño o retrete, no mal entiendan, no iba hacer eso, solo digamos que me quede sin palabras para describir la ducha del mismo lugar, si quizás con la palabra ducha era suficiente, pero no me conformo con solo eso. Tome una tan ansiada ducha con la cual enjuague mis pensamientos, ideas y torturas, saliendo con una toalla en mi regazo atada a mi cintura de forma peculiar, vaaah no tanto pero no puedo especificarlo, seria algo incomodo y no solo para mi. Me coloque una ramera de color blanco y con mangas cortas, unos jeans negros con unas deportivas de suela baja y tan delgada como el dedo meñique teniendo todo esta un tono blancuzco combinado con gris. Tome mi bolso que utilizaba de costado, era mas bien un maletín de tela gruesa o cuero, no estaba seguro ya que aparentaba ser ambos y al comprarlo no me importo de que estaba hecho, al verlo en ese lugar de lujo y gustarme al toque, solo quedaba algo por hacer… Pagar por el.

Me dirigía a una cafetería cercana a deleitarme con un cappuccino lo mas caliente posible ¿y quien seria mi compañía?, mi dulce y amado libro denominado “El caballo de Troya” el cual podía leer en el camino pero cualquier maleante del camino podría arrebatarlo de mis manos ya que tal libro valía mas de los quinientos dólares, ¿una ganga no? Pues nada, tan solo me esperaría en llegar a tal lugar y sentarme en cualquier mesa esperando que alguien más que el libro me contara historias interesantes de su vida, su creación o su procedencia.

OFF: Imagínate que estamos en Starbucks xDD

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La caida del Halcon

Mensaje por Ane Crowlay el Lun Nov 05, 2012 5:55 pm

Abrí mis ojos con pesar, el sol que se filtraba por aquellas cortinas que pertenecían a mi actual habitación y lo que se podía llamar como hogar provoco que me trajeran nuevamente a la realidad y despertara de aquel sueño de donde hace pocos momentos mi mente pertenecía. Me senté sobre la cama tallando mi ojos con unas de mis manos, aveces pensaba que aquel sueño seria mi compañero por toda la eternidad, noche tras noche hacia su aparición como si fuera una necesidad fundamental como la es respirar para los humanos. Suspire pesadamente y fije mi mira en aquel despertador que se hallaba sobre aquella mesa al lado de mi cama, unos de los pocos objetos que poseía aquel cuarto. Me sorprendí un poco, me había quedado dormida, llegaría tarde a clases si no me apresuraba. Salte de la cama y me dirigí al baño para adentrarme en lo que consideraba una de las mejores invenciones del hombre, la ducha, deje que el agua que caía sobre mi rostro y cuerpo me ayudara a despejar mis pensamientos, ya no recordaba realmente hace cuanto tiempo aquello acompañaba mis noches, solo tenia la impresión que desde que llegue a esta ciudad y me adentre en la escuela parecía haberse intensificado un poco la nitidez de las imágenes aquellas manos manchadas, los gritos y aquella misteriosa figura negra. Sacudí mi cabeza, no valía la pena pensar en aquellas cosas, por más que lo intentaba no lograba recordar de donde provenían aquellas imágenes ni a que época pertenecían, lo más probable fuese de mi vida como humana, lo cual ya paso hace mucho... De todas maneras intentaba fuertemente no tomarle importancia, ya que de ello no recuerdo nada.

Al salir del baño me dispongo a vestirme y arreglar los utensilios para las clases, abro mi pequeña nevera y encuentro un trozo de pan envuelto en plástico, no puedo evitar poner un rostro de decepción, mi alimentación ahora que vivía fuera de lo que llamaba hogar consistía solo en comida instantánea o cosas que no necesitasen cocinar, mis habilidades en esa área eran tan nulas comos ciego criticando una exposición de pintura, era más fácil que un perro aprendiera aquella cotidiana actividad que yo, lo que me hacia pensar seriamente conseguir uno que aprendiera por mi.... mi estomago ruge, y tomo aquella sobra que era lo único que poseía mi despensa, lo como con rapidez sin siquiera disgustar un poco de su sabor, siervo un vaso con agua y lo bebo también con rapidez para luego tomar mi bolso y salir apresura de la habitación.

Corro por las ajetreadas calles de esta ruidosa y acelerada ciudad, esquivando uno que otro humano que se cruzaba por mi camino al parecer con la misma prisa que yo poseía, aveces pensaba con lo cortas que son sus vidas yo también andaría apresurada por realizar cosas, pero la diferencia es que yo haría cosas que me gustaran, al contrario de aquellos seres que solo hacen lo que les mandan o para conseguir cosas sin sentido que finalmente termina que al momento de llegar su muerte se arrepienten no haberlo disfrutado más, son realmente pocos los que se conforman con como llevaron sus vidas, y yo no soy nadie para criticarlos... un pequeño dolor de cabeza repentino hizo que detuviera mi marcha, use este momento de pausa para ver la hora en mi celular, abrí los ojos y pose rápidamente mi mirada en el paradero de buses que se encontraban a pocos pasos de donde me encontraba, y ahí, llegando justo en el peor momento se encontraba el transporte que servia para llevarme a mi destino, no lo dude un minutos más y me apresure a correr en su dirección, pero como en esos días que parece que no puede ir todo peor, antes de que recorriera el ultimo trayecto las puertas de la endemoniada maquinas se cerraron dejándome abajo y partiendo su rumbo sin mi... no pude evitar quedar un momento viendo como aquel bus se alejaba. Un tic en mi ojo parece hacerse visible y mis ojos un pocos desconcertados quedan viendo con impotencia como aquella cosa se alejaba sin mas, ¡como si yo necesitara eso para llegar! malditos humanos con sus endemoniadas maquinas y servicios públicos! si pudiera me iría volando sin tener que soportar lo apretujado e incomodo de sus medios de transporte!. maldije para mis adentros pero finalmente solo suspire resignada.

Camine con intención de volver a mi cuarto, ya no tenia sentido intentar llegar a la escuela, era la tercera vez que me sucedía esto y sabia perfectamente que no me dejarían ingresar. Además no era como si realmente quisiera ir, solo seguía el plan... ni siquiera me interesaba realmente las clases, todo lo que tenían para enseñarme ya lo sabia a la perfección, hasta las "clases extras". Como si fuera muy secreto que los humanos estaban entrenando a los jóvenes para ser exorcistas... hace algún tiempo llego el rumor a los oídos de mi clan y me habían encomendado la misión de investigar... ahora después de un tiempo ya alojada en esta ciudad e infiltrada en el ceno de la institución haciéndome pasar por una simple humana lo había confirmado. Lo que no me dejaba muy tranquila era el hecho de que para mi sorpresa sabia la mayoría de las teoría de exorcismo, también gran partes de las tácticas y fundamentos teóricos. Mis ojos se volvieron un poco inexpresivos, que rayos pasaba con el día de hoy! , sacudí mi cabeza un poco molesta, como ya había dicho no valía la pena pensar en eso, lo que hubiera hecho mi yo humano no debería importarme... pero no podía evitar que preguntas molestas se formaran en mi cabeza... como el hecho de ¿como llegue a esto...?. Golpe con fuerzas mis mejillas haciendo que la gente me mirase un poco confundida por mi reacción, al darme cuenta de esto me sonroje un poco y apresure mi paso.

Cruce la calle aun media despistada el sonido de la ciudad podía ser tan molesto aveces... fije mi mirada en aquel cielo o parte de el que se lograba ver entre tan altos edificios que quitaban gran parte de la vista, volví mi mirada a las calles y me puse a caminar sin un destino fijo realmente, solo esperaba que todo aquello lograra distraerme un poco, hoy mi mente estaba funcionando de manera extraña para ni pesar. Aun inmersa en mis pensamientos llegue frente a una tienda, preste un poco más de atención puesto que el agradable olor que desprendía llamaba mi atención, parecía ser una cafetería, decidí entrar aunque luego me arrepentí un poco no tenia mucho dinero... y parecía que todo estaba fuera de mi presupuesto, me acerque al cartel que poseía los precios, por que las cosas de humanos debían ser tan caras?, finalmente algo resignada, sentimiento que me había acompañado la mayor parte de la mañana, me decidí por un pequeño café de vainilla, ya que me encontraba aquí seria mejor probar uno ¿no?, saque mi pequeña billetera y le di al vendedor el único dinero que me quedaba, a cambio de esto recibí el café, simplemente le sonreí y comencé a buscar donde sentarme.

Pase por varias mesas llenas, al parecer era un lugar bastante popular, hasta que finalmente encontré una donde solo la ocupaba un hombre con un libro en mano, me senté frente a él esperando no molestarle, simplemente tomaría mi café y me iría, di un pequeño sorbo, aquello estaba realmente delicioso, valía la pena haber gastado mi dinero, cuando iba a darle una segunda probada levante un poco el rostro y fije mi mirada en el libro que el extraño llevaba en sus manos y parecía leer intensamente.

- Es un libro muy interesante, uno de los mejores que he leído, es una buena edición... hasta parece la original- dije sin pensarlo y volví a dar un pequeño sorbo a mi café, acercando mi rostro a aquella portada para verla mejor, realmente era una excelente copia... a no ser que sea la original, aunque realmente no lo creía posible.
avatar
Ane Crowlay
Metamórfico Puro
Metamórfico Puro

Sexo : Femenino Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Localización : por alli~ por aca~
Humor : :D

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.